Los Martínez Banco de bicis admiramos sin paliativos a Carmelo porque:

Desde pequeño me ha atraído todo lo antiguo, sobre todo los coches y bicicletas. Un día vi en el granero de mi suegro una bici en muy mal estado y lo que más me llamó la atención es que ¡llevaba frenos de varilla! Me enamoré de ella y sin dudarlo me puse mano a la obra: Restaurarla. Empecé con esta bella locura y ahorra no puedo parar.

Pues esta es ‘la bici de hombre’ de la que habla nuestro querido Carmelo, la que estás viendo en estas fotos:

Es una Orbea y es la que era de mi suegro y la que pudo la chispa a todo esto. Es de 1964 o antes quizás y tiene ruedas de 700. La ves de color negra pero cuando le da el sol le sale una perla blanca pero muy discreta. ¡Es una pasada!

Y la chispa prendió y Carmelo, en su Alicante de residencia, se ha marcado más que restauraciones: ha creado un triciclo preciosísimo y un tándem de los que hacen babear, más otra bici BH de mujer de 1969… y hasta una BMX Mad actual.

Lo dicho, admiradísimo Carmelo:

Todas las bicis se desmontaron totalmente hasta el último tornillo y bolita de rodamiento para intentar dejarlas lo mejor posible.

COMPARTE EN…Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page